Pepe Rubianes, de calle

Conocí a Pepe Rubianes hace muchos años de la mano de mi buen amigo, el escritor Andreu Martín. Los tres hicimos del restaurante Can Lluís situado en la histórica calle de la Cera, nuestro lugar de encuentro y tertulia. Allí, Ferrán nos deleitaba son sus mejillones a la plancha, sus buñuelos y su arroz “del senyoret”.

Rubianes me pereció un tipo entrañable, extremadamente sensible, aunque triste y vulnerable.

Dos vidas en una me dijo Andreu. Efectivamente, en el escenario un torbellino de ingenio e impertinencia. En la vida privada, un hombre timorato, introspectivo y frágil.

Me quedó con sus dos vidas y con su calle en la Barceloneta.  Mejor una sonrisa que un sable. Mejor una actuación que una gesta. Prefiero la irreverencia a la disciplina. Necesitamos más poesía y menos épica.

Un comentario sobre “Pepe Rubianes, de calle

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: